Monday, 10 August 2009

La librera


desde muy pequeña me acerqué a los libros. Todo gracias a mis papás, que como buenos lectores (demasiado buenos diría yo) se esmeraron en acercarnos a mi hermano y a mí a tan maravilloso mundo. Mi hermano se quedó en algún punto del camino (nació en el 88, no es emo pero le gustan las películas de acción y compra cuanta película sale) y se fué por el lado del cine... yo me quedé en los libros.

Mi papá lee historia y literatura universal, mi mamá lee literatura universal y novelas latinoamericanas y cosas románticas. Yo... bueno le leí de todo, desde Corín Tellado, pasando por libros Rosacruces hasta biografías de dictadores, filántropos y joyas de la literatura universal. pero soy una lectora mediocre, a veces tengo que releer por gusto y porque siempre se me pasan detalles. Leo a toda velocidad y eso hace que a veces se me olviden las cosas con el mismo paso con el que las leo.

No, no me acuerdo del primero libro que leí, pero recuerdo de manera especial 20.000 leguas de Viaje Submarino de Julio Verne, una gran aproximación a los libros, sería lo que marcaría mi relación con ellos, ellos me entendían y yo los entendía, por tanto, son mis mejores amigos. Leo de todo, de por sí la lectura apareció, como en muchos niños, como una afición incontrolable por leer todo, los letreros de los buses, las camiseta de la gente, las instrucciones y 'nutritional facts' de las cajas de cereal... TODO.

Desde entonces, los mejores regalos luego de la música han sido los libros. Me gusta que la gente recomiende lecturas, quisiera que la gente se tomara en serio mis recomendaciones como yo las de ellos, pero para qué recomendar cuando la gente va a botar a la basura tu visión de un libro... por eso decidí recibir y jamás recomendar, a pesar de haber leído mucho no soy docta en la materia... me encanta leer. Soy de esas romànticas que gustan de el olor a libro nuevo (y a viejo, asì sea malo), el olor de la tinta, sentir latextura del papel... parezco una viejita.

odio leer pdfs... pero los leo porque las ganas de leer me pueden más a esperar a obtener el original.

Me da algo de tristeza no tener el tiempo para leer, o bueno, el tiempo que tenía antes (4 horas por poco) y ahora solo tengo 1 hora o 30 minutos, generalmente, antes de irme a dormir... No me gusta leer con sueño, luego, leo menos que eso. Quiero sacar tiempo para evacuar mi larga lista de títulos pendientes. Me molesta ver en la biblioteca de mi papá la cantidad de libros llamándome y yo sin hacerles caso...

He abandonado muchas cosas, me faltan otras tantas, los libros jamás y creo que abandonaré otro de esos vicios malsanos para dedicarme a la lectura... me da aún más pena trabajar en una reconocida editorial y apenas tener tiempo para leer los títulos que publicamos y estar empapada del tema.

Luego viene el querer hacer libros... pero esa es otra historia. Continuará...

3 sorbos de té:

medea said...

identificada, sobre todo con lo de leer cajas de cereal, menú de restaurante, instrucciones para armar cualquier cosa que se compre y manuales de uso. pero los libros siempre tendrán su lugar. claro, q cuando no los puedo conseguir, y como no soy tampoco de pdf, los descargo en audio. una manera distinta d disfrutarlos.

Alexander Rojas said...

Si que es triste eso de no tener tiempo para leer. A principio de año pude leer una buena cantidad de libros, pero ya llevó más de un mes en las primeras 150 páginas del que estoy leyendo en estos días y no creo poder dedicarle más tiempo :(

Angry Girl said...

que bonita descripcion Ivonne, a parte de su contendio, la forma en que esta escrita es agradable, apaciguada, "librera", calmada, delicada, si hubieras escrito diez paginas al respecto, yo me las leo.

Copyright © 2014 The Sorcerista