Thursday, 5 February 2009

Dicotomía entre musas



Hay una dicotomía. Sí fuera una dicotomía sencilla creo que iría por lo más lógico, tomaría el lado cerebral de las cosas; pero la dicotomía es más emocional, tiene que ver con dos amores: la historia y la fotografía, diseño, el arte. Es complicado. Amar las dos cosas no está mal, es más, son tan complementarias las dos, la historia es un arte, el arte tiene historia y las dos me llenan y dicen mi nombre.

Es terrible que llegue un punto en la vida donde uno tenga que elegir entre esos dos amores, que podrían ser más pero preferí dedicarme de lleno a ellos dos. Escoger entre ir por la historia incondicionalmente, o ir hacia el diseño y todo lo editorial irrevocablemente. Es triste no poder hacer ambas cosas al tiempo, todo por una cuestión externa como lo es el dinero, trabajar para ser feliz en el diseño, o trabajar como una negra y romperme la espalda ganando poco para poder cumplir el sueño de la historia.

Muchas personas me dicen que la solución es obvia, y claro, lo obvio sería ir por el lado capitaslista de las cosas, trabajar en el diseño me daría buen dinero y al mismo tiempo me haría feliz, pero sería incompleta. Y el caso contrario es igual, vivir para la historia sin poder dedicarle mucho tiempo al diseño es algo complicado. No sé que tan larga vaya a ser mi vida, pero es inevitable aplazar una de las dos, jamás renunciar! Así me den los 60 años estudiando historia o diseñando quiero hacer las dos, lo difícil es decidir qué hacer primero... :( También pasa que para ambas soy muy buena, de lo contrario hubiese descartado algo para lo que no tengo talento.

Esperaré la respuesta de las musas, a ver cual de las dos, Clío o Calíope responde primero.

5 sorbos de té:

rojo y gris said...

Nunca se sabe en que se terminara profesionalmente, ni de que se terminara viviendo, uno cree que lo tiene todo bajo control bajo sus desiciones y sus deseos, pero... a veces lo que queremos en verdad es recondito y se escapa a nuestro conocimiento mas conciente, yo digo que siempre tiunfa lo que en verdad queremos asi no lo sepamos ahora, no se estrese, como decimos colombianamente, el estres lo estropea todo, y hagale caso a las señales del universo...

Por su blog pordria decir que parece mas inclinada hacia la historia, que la historia no da plata o no tanta como el diseño? el eterno dilema de los que queremos luchar por nuestros sueños... yo insisto que hay que dedicarse a lo que a uno le pasiona, que si nadie lo hace, que si no da plata, que el pais, que la sociedad, que etc, no, esos son excusas que uno se inventa para evitar los esfuerzos y todo lo que hay que joderse y luchar para lograr lo que uno quiere, la verdad es que hay que ser muy valiente, perseverante y comer mucha de la que sabemos, por eso hay que dedicarse a lo que a uno le pasiona para soportar todos los sacrificios y dolores que implica su consecucion, solo un objetivo noble soporta todo.

Y bueno, no todos lo hacen, solo muy pocos, poquisimos, la mayoria prefiere ir por el camino menos doloroso, aqui en esta sociedad nadie te enseña que para lograr lo que realmente deseas tienes que luchar mucho, mucho muchisimo, ser muy perseverante, trabjar muchisimo, todos los dias a cada hora sin parar y que te puede costar tiempo, años quiza decadas, aqui no te enseñan eso, ni lo ves frecuentemente, pero si pasa en cada rincon de este planeta que los que lograron sus verdaderos sueños trabjaron hasta el artazgo y se jodieron mucho.

danae said...

yo pienso lo mismo entre la ingeniería y la pintura, no decido dejar ninguna, hasta el momnto sólo postergo la posibilidad de amputar mi derecho a hacer algo en lo que tengo talento.Y creo que finalmente decidiré quedarme con ambas, ambas me hacen falta aunque no resulten ser tan "complementarias"

Juan David said...

En mi caso Astronomía e Ingeniería. La primera quedó de hobbie.

Bailarina said...

Esa es la dicotomía en la que tenemos que vivir aquellos que somos románticos y sensibles. Sin embargo, la vida me ha enseñado que nunca se puede dejar de lado eso que se anhela tanto, que hay que aprovecharse de eso "práctico" para hacer al final lo que siempre hemos soñado.

C. said...

Mi problema es diferente: tengo miles de intereses, pero no concibo el casarme con ninguno de ellos. Soy de los que deja todo empezado.
Saludos y bonito blog.

Copyright © 2014 The Sorcerista