Wednesday, 29 April 2009

veinticuatro años sin cien años de soledad



El mismo sábado del museo hubo un suceso chevere en la biblioteca. las Bibliotecas como los museos son para mí, recintos sagrados donde hay tantas cosas ocultas y por descubrir (no solo en los libros) sino por la gente que va a ellas y las cosas que hacen. Soy visitante asidua de la biblioteca Virgilio Barco, es hermosa, me queda más cerca que la Luis Ángel y aunque nunca la superará en libros y ubicación la Virgilio tiene un no se qué, sí se donde.

Leo mucho, no tanto como quisiera pero más que el resto de la gente sí. Diría que leo al menos 2 libros al mes o intento hacerlo. En fin... estaba en la biblioteca con El Gato acompañándolo en una de sus jornadas de preparación de material y me contaba que al lado de él había un grupo literario... al final de la tarde uno de los señores, Marcelo, se acercó a hablar con el gato sobre la discusión de la tarde (el gato había intervenido un par de veces en el debate) y al final terminamos los tres hablando de libros y literatura.

Los dos (ellos) son fans de García Márquez. ¿Yo? Yo no tanto, es más, no lo adoro. Me parece que como cronista y periodista es excelente, pero ya leyendo sus novelas um... no me vende. Literariamente hablando no es afín con lo que me gusta leer, Cien Años de Soledad es un libro que jamás he podido leer, y a pesar de los intentos (que no eran intentos, más bien referencias, y me encantó que no se apasionaran como lo hacen otras personas y empezaran a lanzar dagas voladoras contra una detractora como yo) dados por el gato y el señor Marcelo, no me sigue vendiendo. Así de simple. El realismo mágico me hastía, como el chocolate, me cansa. No lo entiendo, y puede que, oh sí, no tenga la capacidad mental para lograr las conexiones entre los 2785873853 personajes que él tiene y todas esas cosas, pero es que yo no me veo en sus libros, yo no veo ni a la sociedad colombiana ni nada de eso. Puede que sí, el tipo haya plasmado mucho de la historia de colombia y la suya propia en ellos y etc... pero a mí eso tampoco me vende siendo yo 'historiadora'. Pero bueno el libro ha sido leído con otras motivaciones por otras personas, he conocido gente que lo ha leído solo porque es el libro favorito de la traga... vaya uno a saber si en serio gustan del libro o lo han entendido.

Y es que cuando uno dice, acá en Colombia y ante muchas personas, que no le gusta García Márquez es como si le dijera a un católico que dios no existe y que el diablo sí y que el diablo manda. ¡Es así! lo he vivido cientos de veces. La gente no cree que a uno no le pueda gustar el realismo mágico. A mi ni me gusta ni me disgusta, pero eso para muchos es igual que decir que uno lo odia, la tolerancia que llaman... Como dije, de él me gusta lo periodístico y uno que otro cuento (El rastro de tu sangre en la Nieve es el cuento más espectacular que he leído) pero en serio, yo no digiero Cien Años de Soledad. No lo he podido acabar de leer porque simplemente no me ubico. Y que hago, me parece infructuoso que la gente siga diciéndome que el libro es el mejor, que rockea, que dios mio no soy nada sin ese libro. Lo siento, yo soy alguien sin ese libro.

Y es que tenia que sacarme eso del pecho porque, BAAAAH es solo un libro para mí. Si para ellos García Márquez es dios, para mí Sábato es el dios intocable y yo sin el no soy nada. Y a muchos les da piedra que a uno le guste Sábato, alguien foráneo, que no es colombiano y entonces dicen que uno es un fariseo, bla bla bla... Que estupidez. La gente todavía se rige por nacionalidades y entonces porque uno guste de la literatura argentina y se goce los libros de Sábato o Cortázar uno es la merde de la merde y merece ser odiado por todo el mundo. Pfffff... Y lo admito, SÍ LA LITERATURA ARGENTINA ME ENCANTA y creo que he leído más de escritores argentinos y chilenos que de los mismos colombianos. Sin pena, sin remordimientos, yo me veo más en eso que en la literatura de acá, y no desmerito lo nacional, simplemente no logro identificación y ya.

Respeto quienes adoran, idolatran o simplemente gustan de Cien Años de Soledad, yo sé qué es gustar y adorar un libro, solo les pido que de por dios y por favor, no intenten venderme el libro, no más, en serio, o llegaré al límite de la aversión y no quiero eso, tal vez no estoy preparada para él ahora y luego en unos años, le encuentre la gracia.

Nunca leo un libro por leerlo, prefiero, en el caso de Cien Años... dejarle su momento en mi tiempo y no desgastarme y desgastarlo leyéndolo en un momento inoportuno con el riesgo de detestarlo después. no sobra decir que la gente que lee por leer me cae como una patada en el estómago... uno debería leer lo que le gusta, lo que le causa curiosidad, y no leer por simple compromiso moral o patriótico (no digan que no conocen o son de los que leen a García Márquez por compromiso nacional, al menos por conocer algo de su obra) eso, eso es triste y patético.


breves

- Ya viene el post sobre 'que es ser colombiano' si es que existe tal concepto...
- Una vez más, me encantó tener una discusión sana con el gato y el señor Marcelo, sobre el libro sin escuchar exclamaciones o discursos mamones de nacionalismo, si así fueran todas las personas...

4 sorbos de té:

El Viejo @gustín said...

A mi no me va Garcia Marquez, me da como moda vencida, en latinoamerica tenemos una banda de mejores escritores contrmporaneos a él y posteriores.

Muy bueno el blog.
Original.

Sds

Schizoid said...

Es verdad, eso del realismo mágico tiene mucho costumbrismo, que para alguien que nació en la ciudad, que no me toca. Como lo mencionas también, hay un par de argentinos con los que me identifico también, Borges y Bioy Casares, particularmente por que sus personajes tienden a ser estudiantes universitarios o académicos. Sin embargo, cien años de soledad me encanta, tal vez por que es como un laberinto o un gran nudo que hay que desatar. Pero estoy de acuerdo, las crónicas de Marquez son lo mejor que tiene, como Noticia de un secuestro.

Para finalizar, que envidia tener tiempo para leer 2 libros al mes, yo lo he intentado pero no logro sino uno :(

Agustina B. said...

uffffffff... me sentì identificadìsima con este post, lo ùnico con lo que he podido de Màrquez es con la Càndida Erèndira, pare de contar, a 100 años le he hecho el intento como 5 veces pero no paso de las 20 primeras pàginas, por mas que intente, aurelianos buendìas me llenan la olleta antes de poner a ebullir las ideas y asi no puedo.

Yo tengo una teorìa con los libros y es que son como la atracciòn humana, te pueden hablar bellezas de un tipo, el ùnico, el adorado, el encantador, el prìncipe, pero si no te "engancha" no hay poder humano, si no gusta no gusta, por mas cafès que se tomen, por mas salidas y detalles no se puede hacer nada contra la "quimica"; igual con los libros, si no te (me) atrapa, pailas, perdiò el año, y ademàs me parece una tonterìa ese argumento de "es que es Colombiano, "el" colombiano que ganò el novel" muy novel y muy todo pero no me pega ni con colbòn, lo siento. :P

Y por otro lado la literatura argentina... es que es tan prolìfera, te recomiendo Bares Vacios de Martin Cristal... a mi me encantò.

Y si, los colombianos basamos el "patriotismo" en unas cosas que ni ton ni son... patrioteros es lo que somos...

Abraaazos :D :D

Sísifo mirando al Ponto said...

Es curioso, hace unos días me despidieron de un pinche preicfes porque critiqué un texto de Galeano y otro de García Márquez. El hombre me dice..." a Germán no le gusta nada, para Germán ningún texto propone, ahí está que no le gustó el de García Márquez" Parece que me condené a perder el trabajo en el momento en el que 1 mes atrás dije que G.M. tenía una escritura plana,baladí y un tanto barroca para mi gusto. O cuando seguí diciendo que el texto "La Espada de Damocles" era un texto aislado, poco propositivo y un poco hipócrita. Supongo que él no podía confiar en un profesor de Literatura colombiano que dijera que G.M. no era tan bueno. Tal vez es esa tendencia colombiana a ser el enemigo del estado, antipatriota, ignorante o guerrillero cuando se piensa diferente.

En fin.. busco trabajo...

Copyright © 2014 The Sorcerista