Monday, 13 April 2009

Tres horas que cambiaron mi vida


Copacul by =a14onymus on deviantART

Odio olvidar el tema del post. tenìa algo genial y lo olvidé... pero en el proceso encontré algo igual de bueno. Anoche me devoré dos libros, uno Satanás de Mario Mendoza por encargo de un amigo para quien debo hacer una tarea (la vagancia) y El Hombre Muerto de Horacio Quiroga. Mi vida cambió en las tres horas que me tomó leerlos. Devoro libros como comiendo postres, los saboreo y como con gusto cuando son buenos, me tomó cuatro días leer 20.000 leguas de viaje submarino, una semana santa oscura que se vio afectada de manera increíble con ese relato... me desvié, como raro... en que estaba?

El primero no me llamaba, las primeras paginas me parecieron algo aburridas y algunas de las historias flojas, solo hasta que al final encontré que tenían una razón de ser, una reflexión con respecto a los demonios de la sociedad, las locuras silenciosas de muchos de los habitantes de una ciudad loca como Bogotá y cómo muchas de ellas se materializan y obligan a muchos a reaccionar de manera tardía.

me impresionó Campo Elías, croe que todos nos parecemos mucho a él en algunas cosas, sí,hasta el más santo de los santos, en algunas cosas, en parte asusta, es el tema de la intolerancia, redefinìr mi concepto. Leer su diario en parte me remitió a un suceso ésta semana santa. Tomamos un taxi camino a casa y el taxista empezó a hablar sin más... era un hombre flaco, de cabello corto, desgarbado y en su cara se veía algo de frustración, en una de sus charlas dijo "el cáncer de la sociedad colombiana es la tolerancia" me sorprendí, casi que me alarmé, sonó tan facho... Luego explicó que la gente toleraba muchas cosas, de manera estoica... me dejó pensando varios días... la iluminación acabó de llegar.

Puedo decir que en cierta medida estoy de acuerdo con él y es con ese estoicismo disfrazado de tolerancia. Mucha gente se acostumbró a resistir por puro sacrificio y placer por el dolor, masoquismo, ser los mártires, porque para ellos a través del dolor se llega a la gloria, mucha gente cree que ser tolerante es tragarse las cosas. Para mí ser tolerante es dejar ser, expresarse de manera correcta en los momentos de disentimiento sin lastimar al otro. Obvio, eso es muy dificil, al menos para mí, siempre termino rompiendo algún plato. Pero sí, la gente cree que la tolerancia es una cosa y no, no entiendo por que demandan una cosa que no conocen...

El segundo cambió mi visión de vida y muerte. Bueno, no las cambió, más bien las ayudó a evolucionar ya que estaban en un estado muy básico y crudo. No hay palabras para describir la genialidad de Horacio Quiroga, es simplemente espectacular. Es oscuro, sorpresivo, interesante y misterioso. El cuento es corto, la muerte se hace presente desde el comienzo, obliga a pensar en ese instante en el que se cruza el umbral, lo que se hace con la vida y la manera en que todos vemos las rutinas. "Es éste el consuelo, el placer y la razón de nuestras divagaciones mortuorias: ¡tan lejos está la muerte, y tan imprevisto lo que debemos vivir aún!".

En serio, cada cuento de él hace que pierda algo más del miedo y reservas con respecto a la muerte (cosas que jamás desaparecerán pero que son mínimas en mi vida) y más bien sentirme fascinada hacia aquel misterio, claro en la medida de lo real sabiendo que la vida de Quiroga fue realmente trágica y llena de sucesos deplorables que la hacen ver inverosímil y casi irreal.

Los escritores trágicos, cuyas vidas han estado llenas de desgracia me llaman la atención, no por esos sucesos, sino por la manera en la que éstos modifican su visión de vida y muerte. creo que son personas que a pesar de circunstancias tan adversas e indeseables le llevan mucha ventaja a aquellos cuyas vidas están llenas de flores, hadas, unicornios, arcoris y sucesos rosados. No hay nada malo en los unos o en los otros, solo me parece más enriquecedor saber de la vida de alguien que ha vivido el dolor, la muerte y la tragedia y al mismo tiempo haya confort en cosas pequeñas y hermosas, al fin y al cabo en la muerte y las desgracias yacen cosas hermosas, quiera o no verlas la gente y no se necesita de seres fantásticos para tener un paisaje hermoso, solo hace falta la selva...


Breves

- Quiroga además de dejarme curiosidad por sus otros libros me incitó a conocer los parajes Uruguayos y las selvas, la historia Guaraní, cosas interesantes suceden allí, aún más que en las historias urbanas.
- Satanás me remitió en parte a ciertas reflexiones de La Resistencia de Sábato, cada vez amo más a Sábato.
- Ahora viene Abaddón el Exterminador.
- Siempre agradezco infinitamente que me regalen libros o música, siempre complementan o cambian mi percepción de alguna manera. Gracias miiiooo!
- las vacaciones sientan, en la oficina me dicen que tengo un semblante diferente :)
- Ah, y bueno, mis escritos en revistas digitales: www.equinoxio.org mi columna de rock, solo tengo dos artículos, a nombre propio Ivonne García y www.cortesiadelacasa.com con mi columna A de Accidente. ¡Disfrútenlos!!

2 sorbos de té:

L An said...

wow

me encanto leer esto
hoy mas q todo

gracias :)

rojo y gris said...

En cuanto a la tolerancia como cancer de la sociedad colombiana el taxista tiene toditica la razon.

Satanas me parece un libro un pco llegando al morbo psicopatico si es que se puede decir asi? yo ni siquiera me pude ver la peli entera, me sali en la escena de la violacion conmocionada y en shock.

Horacio Quiroga, me gustaria leerlo.... Saludo

Copyright © 2014 The Sorcerista