Friday, 11 February 2011

Me es muy difícil no ser incrédula. La verdad últimamente me está siendo difícil creer que cosas buenas pueden pasarme simplemente porque no creo en semejantes rachas de suerte o temporadas de buenas mareas y buenos vientos.

(vía restless- en tumblr)

Pero parece que tengo que comerme el cuento porque está pasando, me pasa a mí y si bien lo que viene es MUY GRANDE e importante sé que va a ser difícil. Los dos últimos años le he aprendido a dos personas la extraordinaria maña de esperar lo peor, imaginar los peores escenarios posibles (a un punto bastante apocalíptico) y de cierta forma racionalizar los sentimientos porque, joder, ilusionarse es desgastarse en espejismos y ponerse unas gafas de sol en medio de una discoteca a media noche.

Tanto racionalismo a la hora de sentir ha servido para propósitos algo cínicos, sin duda egoístas pero que son parte de un crecimiento. La verdad, todo esto que está aconteciendo me emociona, solo que tal vez soy demasiado parca y hermética como para andar sonriendo para todo lado, saltando, siendo una miss simpatía ansiando la paz mundial. Pero sí, estoy muy feliz, creo que semejante estado de felicidad no se compara con otra cosa... Esto es ser feliz. Se me iba olvidando. Aún no me acostumbro... espero no hacerlo.

Luego les contaré de qué se trata todo esto.

No había escrito aquí porque ando escribiendo allí sin embargo este será siempre el espacio personal abierto para que cualquiera lea.

1 sorbos de té:

Martha! C. said...

Esperar lo peor, no es lo mejor! Yo espero que cuando lo cuentes sea en español! Luego no comento porque no entiendo! soy mala para eso del ingles! :D Saludos!

Copyright © 2014 The Sorcerista