Monday, 29 March 2010

The only difference is what might be is NOW

This fffire!

Ver a Franz Ferdinand en vivo en mi cabeza era una cosa y lo que sucedió el sábado 27 de marzo fué otra cosa. Obvio, los hechos superaron mis expectativas y mi imaginación, a pesar de haber visto varias cosas antes del show. Vivirlo es otra cosa. No me desgastaré en crónicas del estilo "llegué a las 7 de la mañana" (aunque sí, llegué a esa hora y ya había una fila más bien larga de casi 150 personas). Me limitaré a hablar del show y la impresión subjetiva que dejó en mí.

Conozco a Franz Ferdinand desde sus inicios por alla en el 2002 o 2003. Quedé encantanda con su primer disco, el segundo no lo aprecié mucho hasta hace unos meses. La verdad, me perdí mucho durante el último año, pero siempre guardé en mí el anhelo de verlos en vivo, no solo por el hecho de que me encantara su estética y su propuesta musical con ese toque ajado sino por el hecho de que fueron una de las bandas que revivió el rock británico, ese que uno no escuchaba desde Oasis por allá en el 96.

Go lads! go!

Y vinieron, 7 años después de que los conociera los pude ver. El show superó todas las expectativas que pude tener (habiendo visto 1001 videos en youtube, su DVD en vivo que es una gran muestra del poder de la banda para convocar, mover y hacer bailar a miles de personas.

Fué alucinante el hecho de poderlos conocer cara a cara, creo que eso fué lo que hizo aún más siginificativa la experiencia. Músicos que aemás de ser virtuosos y dedicados a lo suyo (gustan mucho de conocer música del mundo y experimentar con sonidos y técnicas) son sencillos, abiertos a sus fans e incluso a los medios. Fué increíble, si antes los tenía en una gran opinión mi estima hacia ellos se acrecentó con el fin de semana que pasó.


El Show



No creo que hayan palabras para describir el remolino de emociones y estados por los que pasé en el concierto. Lucky, lucky we were so lucky. Afortunados por haber visto un espectáculo de gran altura, un nivel de energía impresionante (a pesar de que Bob el bajista estaba algo indispuesto de salud y Alex apenas salía de una amigdalitis y la altura lo afectó). Fue bonito ver que el repertorio fue variado dando gusto con los tres álbumes que tiene la banda (además de haber hech un guiño a ésta servidora tocando el intro de I'm Your Villain, canción que duré casi 3 meses pidiendo fuera incluída en el setlist).

Uno de los mejores momentos del concierto fué el Drum Set de los cuatro en la batería, un despliegue de ritmo y mucha emoción. Podría deshacerme en adjetivos con respecto a la banda, creo que ya he dicho mucho. Franz Ferdinand demostró por qué son los abanderados del indie rock (rock alternativo, indie pop, pop rock o como lo quieran llamar). Son una banda sin igual y cuyo sonido se reconoce donde quiera que estén.




Outsiders <3 Increíble




Fuera del sombrero

- Eso sí, lo malo del evento: la gente. En conciertos de este tipo de bandas, con un público tan joven lo único que se espera es desorden y guachadas, los cuales no faltaron ymás bien se desbordaron. Empujones, botadas al piso, halones de pelo e insultos fue lo que se soportó durante el evento. La cultura de conciertos no ha sido forjada en la ciudad, desafortunadamente.
- La logísitca de 911 muy paila, terrible.
- El salón milenio demostró ser un buen lugar para realizar conciertos, debería ser utilizado más que el Colsieo el Campín (que pichera de lugar). ¿costará tanto el alquiler del lugar como para no hacer muchos conciertos allí?
- Tocaron This Boy, :) inesperado me emocioné mucho pero creo que el momento más emotivo y en el que grité hasta quedarme sin voz fué en Walk Away. Morí.
- Alex Kapranos está muy bueno oiga... Alex share with me your DNA!

2 sorbos de té:

zancudo said...

Mejor informados no podriamos estar, esas mismas sensaciones se sienten en cada palabra esparcida como la virtuosa capsula de emociones serpenteantes que brinda el haber estado alli.
Abrazos del Zancudo.

smartfemme said...

Aquí, cinco días después de haber vivido uno de los más memorables días de mi vida, con mi taza de té y el ojo aguanoso (palabra opita para 'aguado'), me doy cuenta que aún no me recupero (si así se puede decir) de la felicidad. Qué maravilla, "we're so lucky" por haber presenciado semejante espectáculo del mejor rock. ¡Abrazos! :D

Copyright © 2014 The Sorcerista