Thursday, 4 February 2010

divagando...

( la foto es mía!)


A veces se me olvida que escribo

Bueno, se me olvida que escribo mucho en archivos de texto y todo eso se queda ahí, sin publicar. Ha de ser cierto egoísmo o tal vez cierta pena de mostrar al mundo un lado vulnerable de uno. Me gusta releer lo que escribo, muuuucho tiempo después, me conozco, reconozco y desconozco. Cualquiera de las tres, y pasa tan seguido. Cada vez entiendo más eso de que uno no tiene que ser completamente coherente, nadie lo es, es solo que hay gente que tapa sus equivocaciones tan bien, como cuando los gatos saben tapar sus gracias con la arena o el aserrín. Yo no sé tapar mis debilidades, mis errores o mis faltas, a veces parece que las llevara pegadas al pecho como una insignia.

he de quitarme este miedo a mostrarme, ser yo. Lo he dejado, los últimos meses han sido provechosos, casi que me he reinventado, pero no deja de ser duro, difícil, cuando será que la gente lo aceptará a uno como es así como uno hace el gran esfuerzo de aceptarlos como son, es una pelea ahí toda boba... Ya sueno como libro de autoayuda, somebody save meeeeeee! pero es cierto, aceptar...

Take you as you are
take me as I am
Is that hard?

Obvio, hay veces que la gente empieza a ser ella misma y entonces uno queda con desconcierto, porque lo que conoció no era lo real, entonces viene la confusión. Cómo puede saber uno eso? o como puede saber uno que la persona empieza a actuar y no ser ella misma? Me puse filosófica, mis dedos no paran de teclear esta reflexión que como otras tantas terminará en en rincón del olvido, o del recuerdo futuro... Como el resto de cosas que escribo.

2 sorbos de té:

Rory B. Bellows said...

"El exceso de existencialismo, es perjudicial para la Salud"
Ley 30 de 1986

zancudo said...

El tener doble personalidad resquebraja mucho su credibilidad como ser humano y es allí donde muchos de nosotros adoptamos comportamientos tan absurdos que nunca imaginamos que pasaran a formar parte de ese nuevo traje del emperador. Así que la mejor solución es cambiar la envoltura o zafar la solapa de aquel vestido nuevo para que las polillas deslicen sus patas por caracterizar a un personajillo con habilidad para sentir y encapsular esa amañada personalidad. Ahora deja que las ideas fluyan, vos no te preocupes que ellas solas alimenten la estructura narrativa de su idea, nadie nace perfecto en este oficio de escribir, todos en algún momento cometemos errores brutales pero es necesario calentar la mano como lo decía Gabo. ´´ Ese aspecto de releer y volver a estructurar un párrafo emerge la esencia primordial de un buen escritor´´. Abrazos del Zancudo.

Copyright © 2014 The Sorcerista